Diferencias entre Contratar Leasing, Renting y Factoring



En este artículo vamos a ver las diferencias entre leasing, renting y factoring, con el objetivo de que puedas ver que alternativa te interesa más a la hora de adquirir un vehículo. Ten en cuenta que dependiendo de tus necesidades, te interesará más un modelo u otro, por lo que vamos a verlos de manera detallada cada uno de ellos.


Principales diferencias entre leasing y renting

En primer lugar, vamos a ver las diferencias entre leasing y renting, las cuales son las dos opciones más importantes a la hora de comprar un coche a través de un sistema de financiación especial o como muchos lo conocen, a través de un sistema de alquiler.
Ambas te permitirán alquilar un vehículo a largo plazo, ya sea un coche o por ejemplo una furgoneta. En este caso, por regla general, los contratos suelen tener una duración de 3 a 4 años y solo se realizan para vehículos nuevos, no para vehículos de segunda mano. Realmente esto no es una diferencia, pero es importante tenerlo en cuenta, con el fin de entender mejor las diferencias que vamos a nombrar a continuación.
La principal ventaja entre ambos sistemas, es que el renting puede ser usado por cualquier perfil para disfrutar de sus beneficios. En cambio, el leasing solo puede ser usado por profesionales, bien sea por autónomos o por empresas. De esta manera, si eres un particular y quieres comprar un coche en alquiler a largo plazo, la opción por la que podrás optar será por la opción de renting.
diferencias entre leasing renting
Otra de las ventajas importantes es que el Renting no permiten que el cliente se quede el vehículo una vez finalizado el contrato. Mientras que, a través del leasing, sí que se puede quedar con el vehículo. En este caso, tendrás que negociar y si hay acuerdo entre ambas partes, el coche o la furgoneta pasará a manos del autónomo o empresa a cambio de un importante de dinero. Aunque en la gran mayoría de los contratos se suele especificar el valor del vehículo una vez superado el contrato.
A su vez, el renting de todo tipo de vehículos como furgonetas, destaca por incluir dentro del contrato de alquiler gastos extra como pueden ser los impuestos de matriculación y circulación, lo servicios de mantenimiento y asistencia, así como los seguros obligatorios que debe tener el vehículo a la hora de salir a carretera.

¿Se puede renovar el contrato una vez finalizado?

En ambos casos el contrato podrá ser renovado. En el caso del leasing, el contrato podrá ser renovado para seguir usando el mismo vehículo a cambio de unas cuotas bastante más económicas o se podrá renovar para poder conducir un nuevo vehículo. Siendo esta última opción la más demandada.
En el caso del renting, el contrato se podrá renovar, pero siempre para poder disfrutar de un vehículo nuevo.
Eso sí, en ambos casos las cuotas y las condiciones podrán variar a la hora de cambiar de contrato. Dependiendo del vehículo elegido, las cuotas podrán ser unas u otras, de aquí que sea muy importante negociar antes de contratar.

¿Qué es el factoring?

Es quizás un término que se usa bastante menos, pero que poco a poco está ganando importancia en nuestro país.
Para entrar en temario, es un sistema de financiación que usan las empresas grandes y que poco a poco las pymes comienzan a usar.
La principal ventaja de este sistema es el factoring sin riesgo. Esto quiere decir que la entidad bancaria asume el riesgo de impago. Este riesgo no es gratuito ni tampoco caro. A cambio del factoring, las entidades bancarias pueden cobrar del 3% al 5% del crédito del vehículo, el cual suele ser abonado por el cliente. En este caso, la empresa o el autónomo que quiere disfrutar del vehículo a través de un sistema de financiación.
Hay que decir que realmente es un medio de financiación que no es sencillo de conseguir, sobre todo en nuestro país. Para poder acceder al factoring, la empresa deberá ser grande o trabajar para empresas grandes. Si una empresa tiene contratos pequeños, la probabilidad de conseguir el crédito a través de este sistema será muy pequeño.
De esta manera, el sistema tiene ventajas como que el riesgo es asumido por la entidad bancaria y no por la empresa que realiza la venta. Pero a cambio tiene muchas desventajas, como fuertes intereses, elevadas comisiones y sobre todo la complejidad para poder acceder a este sistema.
Por este motivo, el leasing y el renting son los sistemas más usados a día de hoy, mientras que el factoring tiene mucho camino que recorrer. Sin olvidar que este último no es accesible para buena parte de las empresas ni para los particulares.
Copyright 2.017 coches de importación coches-belgica.com | Wikipedia | Mapa Web | Mapa Web Index | Empresa